Las mujeres y hombres del sector minero a diario generan la producción de materiales de construcción para escuelas, hospitales, carreteras, viviendas y el oro para exportar.

“Esta estrategia la hemos dividido en 4 ejes de trabajo que son: gestión ambiental, social, seguridad y salud de nuestros trabajadores, la participación y la comunicación que es fundamental, es decir, todo lo que estamos haciendo debe ser de manera participativa pero también tiene que ser comunicada adecuadamente. No es más que el trabajo que venimos haciendo año con año como sector”, expresa Sergio Murillo, presidente de la Cámara Minero de Nicaragua.

Otro elemento que ha sido una constante es son las inversiones a largo plazo que han venido realizando las empresas del sector y el impulso que está teniendo el precio internacional del oro.

Es por ello que la industria minera espera cerrar 2022 con exportaciones cercanas a los U$ 950 millones; además de generar 14,500 empleos directos e indirectos.

“Esos son empleos de calidad porque es nuestro objetivo seguir impulsando inversiones para poder generar empleos. Seguramente en el proceso de construcción y operación del nuevo proyecto minero que es Mina La India operada por Condor Gold se va a generar unos 500 empleos adicionales”, continúo el presidente de CAMINIC.

Sector preocupado por la certificación y la minería artesanal

Recientemente la empresa HEMCO recibió dos importantes certificaciones que significa, que operan bajo los más altos estándares internacionales; y de esta forma, consolidan sus operaciones en Nicaragua.

Las certificaciones ISO 14001 en Gestión Ambiental y la y 45001 en Gestión de la Seguridad y Salud en el Trabajo confirman el compromiso de la empresa con sus colaboradores y el medio ambiente.

“HEMCO es la primera empresa minera metálica que se certifica, es un buen referente de lo que el sector minero está haciendo en cada uno de los distritos mineros del país por el bienestar y el progreso de todos, además va en línea con lo que nosotros como Cámara estamos haciendo que es hacer una minería moderna, ambiental y sostenible que va a ligada a procesos, estandarizaciones, con nuevas tecnologías, con tener procesos amigables con el medio ambiente”, explicó Murillo.

Las empresas mineras nicaragüenses también han sentado un precedente al trabajar en un modelo que contribuye con el ordenamiento de la minería artesanal convirtiéndola en una actividad formal y sostenible. Generando un modelo de negocio inclusivo que beneficia de forma directa a todos los actores involucrados y la comunidad en la que está ubicada la operación de la empresa.

Estas y otras acciones por la industria minera metálico y no metálico del país los ha llevado a proyectarse en un sector que invierte unos U$100 anualmente en la compra de maquinaria, proyectos de exploraciones, inversiones y ampliaciones, entre otros.

Para el 2023 esperan mantener los niveles de inversión y continuar generando valor en las comunidades donde operan.

“Continuaremos aportando a la construcción de infraestructura productiva y proyectos privados para apalancar y generar valor a la economía, desde nuestra visión de minería moderna, ambiental y sostenible”, finalizó el presidente de CAMINIC.